FLORENCIA  CERRUTI

Gary Sharpe (United Kingdom)

A book about healing through transformation, self-reflection and a message of hope.

When Florencia Cerruti was diagnosed with Parkinson's Disease at age 47, she began using journaling, writing down her private thoughts about her experiences, as a coping mechanism and a therapeutic outlet.

Through this self-reflection, she realizes early that there is some innate element of bodily wisdom in the diagnosis of an "idiopathic" chronic condition - that it contains an aspect of her body saying "no more" to a lifetime of holding herself to too high standards, of perfectionism, of "wearing the cape of superwoman". She gleans that part of the reason her body is shutting her down is far from "idiopathic" (of unknown origin) - it is trying to bring her attention to the crucial life lessons she needs to learn: that change is necessary for survival.

Eventually, when she is far enough along her own journey, she realizes that her personal writings might be of value and be healing for others. As she begins to share these reflections, she is quickly encouraged by readers to create a book from her collected thoughts. This is that book. It is a book which, within the single narrative, has a different moral of the story depending on the circumstances of the reader. A book with something to offer everyone.

It is a book about living with Parkinson's Disease. Here, the newly diagnosed will find a self-help book for improving their quality of life despite the diagnosis, written by someone who has already trodden the path before them. Here they will discover insights and understandings from an insider of what its actually like to live with PD, perspectives that simply cannot be gleaned from the neurologist who does not have the lived experience of Parkinson's - a necessary, and more hopeful, companion piece to the doom and gloom of the medical diagnosis narrative. It also explicitly serves as a guidebook, providing a framework of understanding for friends, relatives and co-workers for relating to and optimally helping their person with PD.

More widely, it is book about healing through transformation, self-reflection and personal growth, how in the suffering there may be many a teachable lesson, and a message of hope for coming out the other side, necessarily changed, but more fulfilled and content.

As a narrative, it is a classic hero's journey story, of being forced to go on a quest in the face of adversity of an imposed chronic condition, a series of adventures, and the return with tales and teachable lessons of self-discovery along the way. It is rich autobiographical narrative, by an author who can really write well, with verve and flair, who has had a very interesting ride, and who can elicit the reader's emotions in a rollercoaster of wins, setbacks, and quiet reflections, able to make the reader cry in one chapter, and laugh out loud in the next.

Or it is simply a really good read, which the interested reader won't be able to put down for long.

Amazon review: 5.0 out of 5 stars

Jacob Kidney, Yoga Instructor (Vietnam)

A great story of someone fighting to make the best of her new life.

This is an inspiring story of a courageous woman fighting to make the best of her new life with Parkinson's. I hope that she will inspire more and more people to not be afraid to tell their stories. We all need to courageously tell our stories. We need to change the negative narratives that accompanies diagnosis as a life sentence, to a positive narrative that inspires people to continue to live their lives the best they can.

Amazon review: 5.0 out of 5 stars

Melba Bierdeman (United States)

Wonderful read!

I ordered Florencia’s book and read it in two days! I was diagnosed with Parkinson’s disease this week and found her book comforting and helpful. I appreciate her authenticity and being so vulnerable to share her Parkinson’s journey. It’s not only great for those with PD but anyone just doing life!

Amazon review: 5.0 out of 5 stars 

Frances Collins, Consultant Clinical Psychotherapist (United Kingdom)

An inspiring read

Receiving a diagnosis of Parkinson's disease, or indeed any degenerative condition is a turning point in anyone's life. Facing such a catastrophe is initially destabilizing for anyone and demands a journey of self-exploration guided by courage and determination.

In my experience as a Consultant Clinical Psychotherapist in the field of ClinIcal Health Psychology with patients with a life-changing illness, I have always observed certain qualities that seem necessary for post-traumatic growth. The willingness to investigate and change life circumstances from which the disease originated, and the courage to do so, have always been evident. To take this one step further and share the journey with transparency and congruence when connecting with others on the same path is a challenge in the presence of vulnerability. Florencia Cerruti has accepted the challenge. She shares her story with tenderness and honesty in a way that invites the reader to stay with her.

She reflects that for some time she had perhaps ignored more subtle messages that something in her life needed to change. In this way, this invites the reader to explore illness as multifactorial rather than the result of a single cause. It also invites us to wake up and examine our own life. What are the messages that we may be ignoring as we prioritize the busyness and demands of life? She does not offer advice on a single path, simply shares what her path has been as an individual.

That this is a woman's journey seems highly significant as Florencia describes the challenges of being a woman with Parkinson's disease. She demonstrates how healing can occur as a result of creative writing and sharing. Her story also demonstrates how healing is an ongoing process toward acceptance, even in the presence of disease. As an experienced clinician, I recommend this book to anyone facing a life changing diagnosis.

As a woman with Parkinson's disease, I can recommend this book as a journey with a friendly voice that turns gently toward the discovery that there are life and learning in every experience. 

Amazon review: 4.0 out of 5 stars

Steve Soper (United Kingdom)

Fantastic read, essential for anyone connected with Parkinson’s

I’d recommend this book to anyone. Of course, it particularly resonated with me, as someone who has been diagnosed with PD, at the same age as the author was. It is easy to read with short chapters and highlights the feelings and emotions anybody who experiences a life changing event goes through. Above all, the book gives a positive message about life!

Amazon review: 5.0 out of 5 stars 

Gavin Morgan (Lubbock, USA)

Rebirth at 50 is a stunning account of coming to terms with Parkinson’s disease at a far younger age than the norm

As one living with the disease myself, the author’s level of self-discovery and evaluation of place within a “healthy” world (“maybe I was sicker before I had Parkinson’s”) are roadmaps for me or anyone seeking peace amidst seemingly constant chaos.

The disease encourages her, if not forces her, to reject living to please or impress others, citing in so doing “your true self emerges, permission to be oneself, the release of burdens, your authentic self...”

Every description and account is an authentic perspective unembellished by any self-interest. The author arrives at an uplifting understanding of Parkinson’s and its meaning in her life. But It is hard-earned through suffering and pursuit of beauty and light In often dark, lonely surroundings.

The material is remarkably insightful for a relative newcomer to the disease, and unquestionably fresh in this community.

But the book’s most valuable contribution to healing is in its warm, human connection seemingly guiding the reader to calm and safety hand-in-hand.

This book will be like a new medication coming to market for a community massively struggling with mental health. 

Amy (United States)

Sweet Parkinson’s biography

This book was a comforting companion for someone like me coming into the fold of Parkinson’s. Written in non technical language with kindness and an encouraging perspective. 

Amazon review: 5.0 out of 5 stars

Emma Green (United Kingdom)

Amazing and honest

This book is a must read for all Parkinson’s sufferers and their families. It’s such an honest story that I couldn’t put down and I thank Flor for having the courage to write it for all our sakes.

Amazon review: 5.0 out of 5 stars

Alejandra Darriulat (escritora uruguaya radicada en Holanda)

El testimonio de Florencia está impregnado de vida y honestidad, de valentía y agradecimiento.

Su libro es una actitud, es la actitud de Florencia en la vida. A mí me transmite una postura espiritual que podría inspirar hasta la persona “más sana del mundo”.

El testimonio de Florencia va más allá del párkinson o de otras enfermedades humanas. Este texto alcanza un registro de vibración espiritual fundamental para seguir evolucionando en la historia de la humanidad.

Ángelo (Montevideo, Uruguay)

Simplemente agradecerte por haber escrito el libro. Un verdadero tributo a la vida donde lo que estás haciendo es entregar, compartir, ayudar, educar, con lo que te ha tocado vivir escrito en forma inteligente, amena y con mucho amor.

Simplemente te digo que habría que estructurar la forma de que a cada diagnosticado se le entregara un ejemplar del mismo. En cualquier momento y para cualquiera su lectura es enriquecedora pero para alguien que es diagnosticado se transforma es material de especial valor.

Fue grato el encontrarme con tu renacer a los 50.

Rosario Valdes (Montevideo, Uruguay)

Ay Florencia! Qué viaje! Pudiste plasmar en estas palabras tanto, tanto, tanto que no sé si logras dimensionarlo. Sin dudas un camino sanador; tú misma lo decís en el final, cómo el escribir fue transformando tu discurso…

Te leo y pienso: la vida es mágica. Es increíble cómo los dolores sanan, quienes aún no logran ver, seguramente te mirarán con pena, solo verán un jarrón roto. Quienes tenemos el privilegio de poder ver el oro que se funde en esas grietas, estaremos eternamente agradecidos de tu rica transformación y tu generosa apertura.

Gracias por ser perfectamente imperfecta! 

Pablo García San Agustín (Buenos Aires, Argentina)

Me llamo Pablo García San Agustín, soy médico psiquiatra y también juego a ser escritor. Pero hay algo que me hermana a la mujer que tienen enfrente y es el parkinson. (Yo de verdad tuve que renacer a los 50 y no a los 47).

Y les cuento que acercarme a todo lo que tenía que ver con la enfermedad me angustiaba y lo evitaba siempre, hasta que llegó a mis manos "Renacer a los 50” y no pude dejar de leerlo.

A ti que lo padeces y a ti que lo acompañas, te cuento que en un soplo de esperanza cruzarán sus almas al leerlo y no porque esconda la enfermedad, al contrario, te la muestra con crudeza pero lo llena del color del sentido, de la esperanza y del amor.

Me gustaría transmitirles que además después de leerlo, entre lágrimas, le escribí, y al conocerla descubrí que lo que dice el libro de ella es cierto.

Es una bendición tenerla como compañera de ruta. Hasta hoy solo miraba a nuestro hermano mayor Michael Fox, ahora Florencia también nos acompaña. Recen por ella cada día porque necesitamos que su luz ilumine nuestra oscuridad.

Nota enviada para la conferencia en México

Mara González Tornaría (Montevideo, Uruguay)

Me puedo sumar a muchos de los comentarios que se comparten en el libro, me gusta mucho la valentía, el manejo que se tiene de la palabra... pero lo que más respiré en sus páginas fue LIBERTAD.

El testimonio de la autora nos deja ver, que, más allá de las situaciones que se nos presenten en la vida, siempre hay márgenes de libertad, y la autora hace uso de ella, con una frescura y claridad que emocionan: desde las palabras que se eligen, cuando se elige una expresión u otra, hasta cuando se toman decisiones tan delicadas respecto al tratamiento...

A pesar de no vivir la misma experiencia, me resuenan algunas cuestiones que tienen que ver con la etapa del ciclo vital que estoy pasando. Por otro lado, porque me han tocado experiencias de acompañamiento de gente muy querida, en circunstancias que pueden ser parecidas en cuanto a la vivencia... y reconozco y revivo en el libro algunas de ellas.

Es un libro que se puede leer una y muchas veces y seguro que se encuentran y se descubren distintos mensajes, sobre todo, creo que es un libro sanador no solo para la autora, que a traves de la palabra seguro que encuentra a otros y gana en serenidad y paz, sino también para quien lo lee, por la fuerza que transmite.

Totalmente recomendable!!!

Smashwords review: 5/5

Silvana (Buenos Aires, Argentina)

!Excelente!

Gracias Florencia por cada página de tu libro! Lo leí en pocos días! Me movilizó y ayudó muchísimo. Tu sinceridad, frescura, valentía, cada consejo. Si  bien me han sacudido el alma, también me ayudaron y mucho a repensar muchas cosas, y entender un poco más y desde el lugar del acompañante, ya que mi esposo fue diagnosticado con Parkinson hace 7 años. El dolor es nuestro maestro. Te mando un fuerte abrazo,

Silvana

Reseña de Apple: 5/5

Ariel Puyelli (escritor y periodista argentino)

A propósito de Renacer a los 50

Un manual para quienes son diagnosticados de Parkinson (o cualquier otra enfermedad de ese porte), para sus familiares, para todos los operadores del sistema de salud (incluidas las áreas políticas y las obras sociales), para la sociedad en su conjunto; una extensa carta íntima, un ensayo psicológico, un relato bello y con chispas de poesía, en algunos momentos confesiones personales, en otros, un llamado de atención al tratamiento que la sociedad le da a la discapacidad y a los discapacitados, un apunte sociológico… Renacer a los 50 es todo esto y mucho más. Es, además –y por afinidad con el tema lo destaco aparte- el más claro ejemplo de cómo la palabra escrita sana y proyecta positivamente. “Cuando empecé a escribir me di cuenta de que había des¬cubierto la mejor herramienta terapéutica”: nada más evidente a lo largo de las páginas de un libro que sería justo que tuviera la más amplia difusión a nivel mundial en tanto que los dramas que reflejan sus páginas son universales. Y sin ninguna duda, el grado de resiliencia de la autora haría eco en esa misma magnitud. Renacer a los 50 fue el punto de partida para alguien que se sabe en el camino del héroe, en el sentido mítico de la expresión. Flor es una heroína que, apenas conocida la aventura en la que debería desplegar todos sus recursos, se rodeó de aliados y reconoció enemigos. Sin embargo, a fuerza de reconvertir los obstáculos en fuerzas positivas, esos enemigos todo el tiempo se transforman en desafíos, en peldaños de crecimiento. El viaje de esta heroína se me presentó en un océano por momentos calmo, por momentos turbulento, agitado. ¿Sabe ella cuál es el destino final? No a ciencia cierta, pero se me figura que poco le importa en tanto y en cuanto el objetivo es el día, el ahora, el presente más inmediato. Proyectar el futuro al día presente quizás sea la apuesta temporal más exquisita que podemos abarcar. Lúcido, tierno, profundo y social, el relato del libro me sumergió en la intimidad de la vida de Flor y, gracias a su mirada profesional que tiñe gran parte de las páginas, también me sumergió en la cocina de la sociedad, donde se cuecen tanto la compasión como los prejuicios; la mano cálida como el desconcierto frente a la enfermedad del otro; el servicio como la ignorancia y la superstición. Estoy convencido de que si leyéramos las entrelíneas de Renacer a los 50, no nos importaría la edad ni la condición física: estaríamos obligados a replantear nuestras vidas y considerar si no es el momento de producir en nosotros un renacimiento. Detenernos solo en la anécdota de que el libro se refiere a una enfermedad es un acto mezquino como lectores y como personas. Flor nos pone frente a un tema mucho más profundo. ¿Qué me trajo de bueno el Parkinson?, se pregunta Flor. Creo que un nuevo propósito en la vida. O tal vez EL propósito de su vida. Uno que, como un gran abrazo, nos abarca a todos y nos pone frente a un espejo de la manera más amorosa posible, la más honesta y transparente. ¿Qué nos trajo de bueno el Parkinson de Flor? Un libro que es una puerta a la intimidad de las personas que transitan esa enfermedad, cientos de preguntas, la responsabilidad de hallar respuestas y accionar en consecuencia; nos trajo un relato sincero, crudo, cálido; la certeza de estar frente a alguien que antes de la enfermedad quizás no conocía sus dotes literarias ni su poder de resiliencia, de renacimiento. “Todo me marca que el camino está en la renovación”, dice Flor en uno de mis capítulos favoritos: Tiemblan las enredaderas al compás del tarot. Nada más claro en su caso. Nada más claro para cada lector que decida hacer temblar sus propias enredaderas.

Alejandro Gorenstein (escritor y periodista argentino)

Ya desde el título Florencia nos dice mucho de lo que vamos a leer en su libro que podría definirlo como un canto a la vida …. Flor se reconstruyó a partir de la enfermedad. La enfermedad como camino, como una nueva oportunidad para emprender, para hacer cosas que jamás hubiera imaginado, como me dijo el otro día. Pero sobre todas las cosas para dejar un hermoso legado, principalmente, para muchas personas que también padecen párkinson. Con este libro, logra la trascendencia, uno de los componentes de la resiliencia que no todo el que es resiliente lo posee. Tiene que ver con ser referente para mucha gente, con dejar huellas, con ser un puente de esperanza para mucha gente que necesita escuchar o leer palabras de aliento, de fortaleza y de esperanza de un par que está atravesando una situación similar. “Desnudarme frente a los demás, lejos de hacerme vulnerable, me hizo poderosa. Poderosa para que otros confíen en mí y quieran escuchar lo que tengo para decirles”, cuenta Flor, metafóricamente. ….. El relato es tan fuerte como emotivo, tan apasionante como esperanzador. Sale de sus entrañas, pero fundamentalmente de su corazón. Flor es una luchadora que aceptó la enfermedad, pero jamás se entrega, como ella misma nos cuenta. Ella es mujer, mamá, esposa, hija, licenciada y magíster en Nutrición, escritora, emprendedora, y hace deportes, entre otras cosas. Además, tiene párkinson. … …Flor cuenta que una vez que se enteró de su enfermedad repasó los valores y recursos a los que había echado mano: el perfeccionismo, la determinación, la perseverancia, la disciplina, la responsabilidad, la fortaleza, la capacidad creativa, la entereza y la inteligencia. Sin embargo, dice que su mayor recurso es saber que está rodeada de gente que la quiere y mucho. Y en esta parte de su historia juegan un papel muy importante esas personas que son tan especiales en su vida, esos cómplices ideales con los que cuenta todos los días de su vida. Esos amores incondicionales que estuvieron, están y estarán: su marido, su madre y sus dos hijas. A cada uno de ellos, en el final del libro, le dedica unas hermosas, emotivas e imperdibles cartas. Una de las características más importantes de Flor es la creatividad, otro pilar muy importante de la resiliencia. Con alambres de distinto grosor se fabricó unos lazos para prender botones, así, por ejemplo, puede usar blusas sin ayuda. Y como este hay un montón más de inventos que Flor comparte con sus lectores. Entre ellos, su cartera “Parkinson Friendly”. Sí, porque, además, Flor encontró en el humor un aliado en su vida cotidiana. ¿Qué me trajo de bueno el párkinson?, se pregunta Flor en una parte del libro. Y ella misma se contesta que le dio permiso para ocuparse más de ella sin culpa, un enorme baño de humildad que la hace más accesible a los demás, paz, le enseñó a vivir el hoy, le permitió generar nuevos vínculos, le enseñó lo que no hubiera aprendido nunca. En definitiva, la convirtió en una mejor versión de sí misma.

Pablo García San Agustín (Buenos Aires, Argentina)

Excelente!

Percibir de un modo tan cálido, tanto el dolor y también la esperanza me iluminó el corazón. Como compañero de ruta en el camino de la enfermedad trajiste una bocanada de aire freso a mi alma.

Reseña de Apple: 5/5

Esther Alonso (profesora de literatura de Florencia en el liceo)

Lo primero que me llamó la atención fue el título: “Renacer a los 50”; es un llamador. Ni siquiera leí más abajo: “La enfermedad de Parkinson como punto de partida”. La palabra “Renacer” tiene tanta fuerza; viene de “Rinascere”: volver a nacer. Fueron como instantáneas del libro. Luego miré la hermosa foto, pero cada uno de estos detalles llevó su tiempo. La autora, Florencia Cerruti, también llamó mi atención, porque recordé que había sido alumna mía y no la volví a ver hasta este sorpresivo encuentro. Entré en la librería, el único ejemplar estaba en la vidriera, porque los habían vendido todos. Le expliqué al vendedor que quería verlo y los motivos, pero me reafirmó que no me lo podía vender. Narrado en primera persona, intimista, nos introduce una enfermedad: la suya. Y con un tono pausado narra lo que significa “Renacer”. Una enfermedad de la que no ha salido porque no tiene cura. Pero Florencia no se sentó; ha hecho muchas cosas para avanzar en su mejoría; lo último fue bailar tango, suspendido ahora por la pandemia. El libro es una caja de sorpresas de lo que ha hecho Florencia: ¡INCREÍBLE! Sentí muy fuerte lo que la autora narraba y me caló hondo. Ella cita a la hija de una amiga: “Aprendí que las personas con discapacidad somos iguales que los demás, solo que nos lleva más tiempo lograr las cosas”. Me vi reflejada porque tengo un hijo con discapacidad y la lucha como Florencia es que hoy tenga un “Renacer” con él. La diferencia es que ella tenía una familia, que es muy importante para la parte afectiva y desarrollen la mejoría. Mi hijo tenía padre y tiene un hermano, pero dieron la espalda; yo tuve que luchar sola. Este libro se los recomiendo, no sólo a los que tienen Parkinson, sino a todos. La vida te la dan, pero no te la regalan. Dice Florencia “nadie está preparado para aceptar la discapacidad”.

Teresa Diarte (Normandie, Francia)

Tu libro lo "devoré" en menos de 24 hs ... excelente... profundamente humano ... Bravo guerrera! Y gracias por compartir y ayudarnos de alguna manera… tengamos o no problemas de salud. Ahora en mi trabajo y entorno ya todos escucharon hablar del "renacer a los 50".

Patricia (Montevideo, Uruguay)

En estas líneas solo intentaré contarte algunas de las cosas que me pasaron, reconociendo algunos resortes que se activaron en mí con tu libro y con tu renacer. ¿Por qué lo leí? Porque me encanta leer y los libros siempre han sido parte importante de mi vida. Porque cada libro que ha caído en mis manos ha tenido un “para qué” y me gusta pensar que nada pasa por casualidad. Porque estoy transitando mi año 50 y el título me resultó sugerente. Y finalmente y aunque no sea políticamente correcto decirlo, debo ser honesta para hacer justicia a la honestidad que sentí en tu escritura, quise leerlo por una mezcla extraña de compasión y miedo. Al mismo tiempo que sentía empatía por la situación que te toca vivir, quería saber cuán lejos estábamos mis afectos y yo del Párkinson…quería saber cuán a salvo podía sentirme luego de analizar los síntomas que describís a lo largo de tu relato. Qué ilusa fui!! En ese momento no tenía idea de que tu libro también se trataba de mí y de cada uno de los seres que amo en este mundo. Lo primero que hice con tu libro fue…¡venderlo! Sí, así como te lo digo. Fue un acercamiento a la lectura algo “diferente”, por decirlo de alguna forma… Resulta que comencé a leer tu libro en el espacio del día que reservo para mí: el viaje en bus del trabajo a mi casa. Un lapso de tiempo de unos 45 minutos, que me permite desenchufarme de lo laboral para estar disponible cuando me encuentro con los afectos que están en casa (mi esposo y mis dos hijos adolescentes de 17 y 15 años). Comencé la lectura como habitualmente lo hago, por alguna de las últimas páginas. En general comienzo los libros por el final… y luego me deleito saboreando el recorrido, sabiendo adónde voy a llegar. Muchas veces me he cuestionado esta práctica, creo que en algún punto lo hago para satisfacer mi necesidad de control y porque me da la seguridad que necesito para disfrutar el recorrido de las rutas por las que me irá llevando el relato. Ni bien leí la carta que le escribís a Gustavo, el amor y el respeto que transmiten tus palabras me conmovieron hasta las lágrimas. Te confieso que fui incapaz de seguir con la carta que escribís a “tus nenas”, tal vez porque la maternidad “me puede”, tal vez porque tengo la suerte de compartir vida con una de “tus nenas” y no supe manejar la mezcla de emociones que sentía… Entonces, empecé a leer tu libro como Dios manda: ¡por el principio! Y sin darme cuenta se me esfumaron los minutos. Cuando llegué a mi parada, bajé del bus con una chica que vive de camino a casa. Nos saludamos e inmediatamente notó mis ojos enrojecidos por las lágrimas y quiso saber qué me pasaba. Le conté brevemente lo que estaba leyendo y quiso tener tu libro. Mientras le explicaba que podía conseguirle un ejemplar a través de Eli, ella sacaba el dinero de su billetera y en un impulso de generosidad (¡y practicidad!) le ofrecí que se quede con el mío y se lo conté a Eli para que al lunes siguiente me llevara otro ejemplar al estudio. Le advertí a la chica en cuestión, que la historia era dura y cruda, pero creo que ella sabe de “renacer” ya que a sus 50, ha enviudado dos veces, la primera vez a un mes de haber parido a su hija. Ahora está en pareja y bromea con que ni loca se vuelve a casar o lo invita a vivir con ella. ¡Sólo por las dudas! Regresé a casa ese viernes con la agradable sensación de haber hecho algo bueno, creo que por alguna razón tu libro debía llegar a sus manos. Hace 11 años que vivo en mi casa actual y que uso el mismo bus para ir y venir del trabajo…nunca nos habíamos encontrado allí ya que ella tiene auto y difícilmente usa el transporte público. Como te dije, me gusta no creer en las casualidades. El fin de semana no paré, estuve entretenida con la graduación de mi hijo mayor, con la comida para la semana y mi amado crochet, mis corridas matinales por el Jardín Botánico y las charlas con mi esposo preparando nuestro viaje de 50´ a Croacia el próximo año y otras mil cosas…pero he de confesarte que en algún momento pensé en que llegara el lunes para hacerme de un nuevo ejemplar de tu libro… esta vez con autógrafo y dedicatoria incluida! ¡Qué privilegio! ¡Gracias! Llegó el lunes. Durante todo el día mantuve el libro sobre mi escritorio, cuidándolo de reojo, esperando ansiosa el momento de tomarme el bus para poder zambullirme en la lectura… El trayecto hasta casa se acortó más de la cuenta… ¡casi me paso de parada! ¡Seguí la lectura después de mi clase de Pilates casi de forma frenética, hasta el final! Fue impactante leer la descripción que hacés de ti misma al comienzo del libro y sentir que estabas hablando de mi esposo y de mí. Él y yo somos muy parecidos: perfeccionistas, exigentes, dedicados, detallistas y por creernos que hacemos las cosas bien…a veces poco humildes. Nuestros hijos nos dicen a menudo: “nunca les alcanza lo que hacemos, siempre nos piden más” y tienen razón, somos tan exigentes con ellos como con nosotros mismos. Aunque no está todo perdido, la ADOLESCENCIA ha llegado a casa con toda su fuerza a enseñarnos alguna que otra cosa. ¡Bendita adolescencia! Compartí el prefacio del libro con mi “copiloto”. Cuando terminé la lectura, sus ojos estaban llenos de lágrimas. Me dijo: “eso es lo que sentí cuando tuve los episodios del ojo”. No había sido al azar, le leí específicamente esa parte porque me parecía que ponías en palabras justas lo que él había estado tratando de expresar luego de que en algunas oportunidades perdiera la vista momentáneamente de su ojo derecho. A pesar de que todos los estudios médicos que le realizaron no ayudaron a diagnosticar qué le pasa y aún no tiene las respuestas que busca, los episodios no se han vuelto a repetir. Tal vez sólo haya sido el Hada Maléfica rondando…haciendo de las suyas y recordándonos nuestra fragilidad, vulnerabilidad e imperfecciones, tal vez sea el punto de partida para su renacer… El terapeuta de mi hijo me dijo hace un tiempo algo que me ayudó a relacionarme con él de una forma más sana, me dijo que a lo largo de la vida, las madres debemos parir muchas veces a nuestros hijos y que debemos aprender a “soltar y a dejar ir”. Creo que cada desafío o evento que nos pone a prueba a lo largo de nuestras vidas son oportunidades de renacer o de volver a parir, que no dejan de ser dos caras de una misma moneda. Y en ese continuo parir y renacer vamos resurgiendo como mejores seres humanos y es así como entiendo la vida. Tu libro me ayudó a identificar algunos de mis propios puntos de partida: el desarraigo cuando tuve que mudarme a Montevideo para poder hacer la Facultad, el diagnóstico de West a los 6 meses de mi hijo menor, la hemiplejia de un ser querido… Tus palabras le dieron sentido a una tela larga que llevo atada al cuello y con la que a veces tropiezo. Y me encantó la idea de olvidarla en algún rincón. ¡Trabajaré arduamente en eso! En resumen, en tu libro encontré sugerencias y caminos para hacer más conscientes y productivos los “renacimientos y partos” que estén por venir. ¡Muchas gracias por ayudarme a crecer!

Beatriz Navarro (Buenos Aires. Argentina)

Excelente, un reflejo de sentimientos, emociones, pensamientos de alguien que ha comenzado a transitar el difícil camino de la adversidad y que, en vez de lamentarse, eligió contar su propia historia para ayudar a otros que están en situaciones similares. Texto cálido, contagioso, que muestra a su autora tal cual es, valiente para enfrentar los desafíos, resilente para sobreponerse a la adversidad y empática, para salir al encuentro del “otro” para abrazarlo, contenerlo y demostrarle que no hay camino sin salida, que mientras podamos soñar y amar, la vida está llena de sentido.

Smashwords review: 5/5

Adriana Silva Mendoza (México: Fundación Parkinson del Caribe)

Un libro excelente escrito desde el corazón valiente lleno de verdad. valioso para quienes transitamos por esta situación de salud, un cobijo para el alma al sentirnos identificados con el texto de múltiples formas.

Smashwords review: 5/5

Una apretada síntesis de lo que recibí de los lectores de Renacer a los 50

Me resulta imposible incluir la catarata de cartas, mensajes y comentarios que recibí al publicar Renacer a los 50. Fueron escritos por lectores con y sin párkinson, por sus familiares y amigos, por mucha gente que conocía y mucha con la que nunca me había cruzado. Aquí apenas una selección.

Eloísa (Montevideo, Uruguay)

Un libro que demuestra que uno puede superarse a si mismo, que las piedras del camino no son tan grandes como parecen, y que se puede salir adelante a pesar de que estemos cargando con esas piedras. Me hizo reflexionar, al punto de abrir mi mente y dejar que sus palabras me maravillaran y me dieran de esperanzas de poder volar, a pesar de que mis alas están rotas y cargadas de piedras que me acompañarán hasta el final. Es más, permitió que me olvidara de eso y de todo lo que me acecha, me motivó a la acción y al cambio, me desafió. Super recomendable para todo público, posea o no algún ser cercano con esta enfermedad que aqueja a la autora. ¡Quiero leer el siguiente ya!